Nunca más sal en las carreteras cuando nieva.

Utilizar sal para evitar que la nieve cuaje en la calzada, supone no sólo un daño al medio ambiente, sino también un daño a la calzada, que se abre y resquebraja, deteriorándose, produciéndo en importante gasto de dinero público en su reparación.

Esto podría evitarse usándo pequeñas resistencias de calor introducidas en la calzada cada dos metros o tres, similares a los dispositivos lumínicos que definen los carriles en algunos tramos. Su colocación podría darse en los nuevos tramos de carretera que estén proyectados realizar y en los que vayan a repararse, hasta gradualmente completar toda la red viaria.

Su fuente de energía se basaría en pequeños postes de paneles solares que incluso podrían estar integrados en nuevos sistemas de iluminación solares en las carreteras, que permítan acumular la energía producida por el Sol en pequeñas baterías para usarse por la noche. Ya exíste la tecnología de la acumulación de la energía fotovoltáica con baterías de sal.

Este sistema evitaría muchos accidentes en las carreteras en situaciones metereológicas abversas de grandes nevadas y reduciría los gastos de conservación de la red viaria significativamente. Hoy por hoy, la sal destroza el pavimento, produciendo contaminación salina en los márgenes de las carreteras y para reducir el riesgo de una circulación peligrosa en la nieve origina un daño a la larga en la conservación de las carreteras.
  • 200
  • 1
  • 4

Creado por

Nuevaconciencia

Nuevaconciencia

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

1 comentario

  • Leonginos
    12 de diciembre 18:05

    No esta nada mal la idea, pero no crees que esto tendria un coste muy elevado??
    P.D.: me gusta te voy a votar como buena idea...

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información