Todos seremos "el gran hermano"

imagen

Si entendemos por inteligencia, la facultad de conocer, analizar y comprender.

Por definición, una ciudad inteligente tendrá que usar la tecnología para en un primer momento, extraer información de la misma, en forma de todo tipo de datos obtenidos de cualquier actividad que en ella tenga lugar. Para que en una fase posterior esos datos puedan ser analizados y utilizados de manera provechosa para este nuevo ente inteligente.

Toda esta gigantesca cantidad de datos serán analizados por superordenadores en tiempo real, y estos serán programados para ofrecer información privilegiada a aquellos que los controlen sobre determinadas personas que por alguna razón, despierten algún tipo de interés.

Así que para evitar el abuso de poder que supondría el que determinadas instituciones controlasen en exclusiva los frutos de esta masiva recopilación de datos deberían de hacerse públicos, salvaguardando siempre la identidad de los afectados, claro está.

De tal forma de que todos pudiéramos formar parte de ese inmenso “gran hermano” que lo controlará todo, tarde o temprano, en las ciudades. Estaremos vigilados a condición de que podamos ser todos y cada uno vigilantes de nuestra ciudad. Los ordenadores sabrán todo lo que hacemos a condición de que podamos conocer y castigar aquellas conductas o actividades que amenacen en algún grado o dimensión el ritmo urbano.

Y es que si uno es honrado y legal, qué más da que un superordenador conozca al dedillo nuestros hábitos de todo tipo, si a cambio aquellos que realmente pueden destruir nuestra paz social: un terrorista, un Jose Bretón o un loco de estos, también son vigilados hasta el último de sus movimientos? Para que con ello se pueda evitar que atenten de una u otra forma contra la sociedad.

Es que ya me lo estoy imaginando! Un día cualquiera, limpiando la bandeja de entrada del correo, aparece una alerta en la barra de herramientas de mi ordenador, correspondiente al programa “Tú vigilas”, que rezaría algo así como: “El sistema ha detectado una actividad sospechosa del sujeto nº 29306. Se propone prisión preventiva”. Y ya quedaría en mi elección y la del resto de la ciudadanía si aceptar o rechazar la propuesta que nos hace el sistema. La condena o el indulto sería una cuestión de lo que votase la mayoría.

Por todo esto, si piensas que el control de esos superordenadores que harán inteligentes a una ciudad y vigilarán todo lo que en ella tenga lugar, tiene que pasar por manos públicas, te animo a votar la idea.
 
  • 800
  • 11
  • 4

Creado por

KyO

KyO

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

11 comentarios

  • KyO
    KyO
    08 de octubre 10:50

    He aquí un interesante video del por qué es necesario de que todos seamos "el gran hermano" y evitar que lo sean sólo una minoría. http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=j9i5HFK33Mk#!

  • KyO
    KyO
    07 de octubre 12:48

    Partiendo del principio de que el ser humano es falible, así como todas sus creaciones también lo pueden llegar a ser. El sistema que tiende a la perfección es el que no deja nunca de pulir sus imperfecciones, eso no quita de que exista la posibilidad real de que en algún momento falle.
    -
    Por lo tanto no digo que esta idea sea la mejor, pero si es una gran opción frente al gran hermano exclusivo de las élites que nos van a ir metiendo poco a poco. Tómatelo como un mal menor porque en ese mundo, gobernado por un gran hermano único si que no te gustaría vivir, ni a ti, ni a mi.
    -
    Sería lo ideal que nos manejáramos por relaciones de confianza, pero bueno, las ciudades inteligentes no manejarán esta variable y lo sabemos.

  • argento10
    07 de octubre 02:10

    ¿Y por qué crees que las fallas de un impedimento legal no serían las mismas de un derecho masivo? En ambas, tendrías que garantizar su cumplimiento; así como pueden conseguir info privada, también se podrían quedar con una parte que el resto no vería jamás. No me gusta la idea de vivir en una Sociedad donde todos vivamos obsesionados sospechando y controlándonos unos a otros; muchas veces la libertad y el ejercicio sano de la confianza tiene ciertos riesgos que debemos asumir como inevitables.

  • KyO
    KyO
    06 de octubre 15:17

    Como es de sobra conocido, esos impedimentos legales no siempre funcionan y si quieren sustraer información privada la terminan consiguiendo. La ventaja de que todos seamos el gran hermano estribaría principalmente en que no se haría distinción entre información privada o pública, toda la información de esa ciudad inteligente estaría disponible a todos por igual. Y el sistema sería el encargado de relacionar cada información con su origen, para que en el caso de detectar una actividad anómala o sospechosa, proponga la intervención participativa de aquellos ciudadanos que se presten a colaborar en subsanar la incidencia. De tal modo que no se entendería que el ciudadano contribuyese a financiar instrumentos paralelos de espionaje.
    -
    Pienso que sería más democrático el vigilarse unos a los otros, sin excepciones, que nos vigilen sólo unos pocos privilegiados que parecen estar al margen de la ley.
    -
    Con ese sistema por ejemplo no existiría la corrupción. Un problema endémico de España que nos ha llevado en parte a la situación que tenemos.

  • argento10
    05 de octubre 05:39

    La información privada, muchas veces ilegal, ha sido siempre una meta de los poderosos (espionaje industrial, ECHELON, etc.); por ende, la única manera de que no sean sus dueños, es impedir legalmente que la colecten arbitrariamente. ¿De qué serviría conocer una conducta supuestamente peligrosa, si no sabes quién es? El GH es un sistema omnipresente con una agenda sin limitaciones; que sea masificante, electrónico o elitista no lo hace más deseable.

  • KyO
    KyO
    05 de octubre 01:57

    Lo serían si estuvieran bajo el control de una élite, vamos lo que en un principio tendrán entre manos. Así que si las ciudades "inteligentes" y ultratecnológicas son el futuro irrevocable en el que vivirá una buena parte de la humanidad, ¿ qué menos que pretender que los resultados de tal recoleta de información esté disponible a todos por igual, siempre que se respete el anonimato?
    -
    Las máquinas sólo serían las encargadas de darle algún sentido a todos esa tremenda cantidad de datos y los ciudadanos los responsables de darles la correcta utilidad.
    -
    Sólo habrá dos posibilidades: el gran hermano de unos pocos vigilando la inmensa mayoría, o el gran hermano de todos vigilando a todos. Y por la cuenta que nos trae será preferible que la última opción sea la que finalmente se implante, pero no será algo que nos regalen de primeras, como ya dije, será un nuevo derecho que habrá que conquistar en esas ciudades "inteligentes". Porque manejar información privilegiada siempre ha sido un plato de buen gusto para esa pequeña camarilla de los de siempre nos controlen como quieran. Así que si ya vamos vislumbrando el hecho de que en una ciudad inteligente, se usará la tecnología para controlarlo todo, si a todos los ciudadanos no se les permite un acceso por igual a esa información es que ya sería demasiado descarado el control bajo el que nos quieren subyugar y no merecería la pena seguir viviendo en tales engendros urbanos.
    -
    Por lo que las ciudades inteligentes serán bienvenidas en la medida en que a sus ciudadanos no nos tomen por tontos y nos permitan ser de pleno derecho parte integrante y activa de ese entramado de superordenadores, chips y demás cachivaches electrónicos.

  • turriano
    04 de octubre 12:45

    Y esos superordenadores...
    ¿No podrían ser precisamente "Gran Hermano"?.
    Estaríamos a merced de máquinas y no de humanos.
    Y una máquina, hay que programarla por humanos, así que al final, estaríamos bajo el yugo de una élite.
    Para el caso, sería lo mismo.

  • KyO
    KyO
    04 de octubre 11:13

    Precisamente ese será uno de los "chips" que haya que cambiar. Ya que una ciudad inteligente necesitará de sus ciudadanos toda la información que estos puedan proveer con sus actividades. La barrera de lo privado y lo público se disolverá y lo único que quedarán serán datos anónimos que los superordenadores recavarán y analizarán en busca de determinados patrones de interés. De lo que se trata es de si los frutos de ese análisis van a quedar en manos privadas o por el contrario si sería deseable que fueran de dominio público. Lo antidemocrático y lo que generaría miedo sería el que esta ciudad inteligente estuviera bajo el control de un grupo selecto de iluminados, que con la información privilegiada que les proveerían estos superordenadores nos controlaran a placer, esa es la auténtica amenaza para la sociedad y no la de que se comparta toda la información sin límites.

  • argento10
    04 de octubre 02:21

    Cualquier sistema que obligue a publicar toda información privada que no sea condenada por ilegal, se llama opresivo, antidemocrático e intolerante. El hecho de crear una aparente idea de participación, no lo hace mejor sino más bien convierte a la sociedad en una masa o turba miedosa y obsesionada con sus prejuicios.

  • KyO
    KyO
    04 de octubre 01:25

    Esa es la concepción tradicional del gran hermano, pero la tecnología nos permitiría ser parte integrante y activa del mismo, velando los unos por los otros. Algo que Orwell no pudo llegar a imaginar.
    -
    Por lo tanto, si la tecnología en las ciudades nos dirige hacia ese mundo de control y vigilancia, lo único que podemos hacer es integrarnos a él como parte activa, porque de lo contrario, si que se harán realidad todos los temores de los más derrotistas y conspiranoicos, pero será por haber dejado de exigir los nuevos derechos que serán necesarios conquistar en las ciudades inteligentes del mañana, tanto como lo fue en su día por ejemplo, la conquista del sufragio universal.

  • turriano
    03 de octubre 22:52

    "...Gran Hermano te ve, Gran Hermano te escucha. Gran Hermano Vela por tí...".
    George Orwell.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información