Comestibles líquidos y en polvo como: leche, miel, aceites, especias, contenidos en capsulas de gelatina.

  Algunos comestibles no perecederos que empleamos en la cocina para preparar los alimentos, deberían venir contenidos en capsulas o pastillas de gelatinas de las que comúnmente son utilizadas para los medicamentos. Los diversos comestibles pueden ser azúcar, miel, sal, café, leche en polvo, aceites de oliva y de vegetal, colorantes, especias como adobo, comino, saborizantes, jengibre en polvo, entre otros que requiera la demanda.

Las medidas para dichas capsulas deberían ser basadas con las reglas de medidas para cucharas, tazas, vasos; por ejemplo, los sólidos serían con medidas desde diez (10) gramos hasta 20 gramos por capsulas que representarían más o menos el equivalente a una cucharada y para los líquidos también desde la unidad base aproximadamente unos 5 ml que representaría una cucharadita, hasta 15 ml que corresponden a una cucharada o tres cucharaditas, dependiendo de la consistencia del comestible almacenado en la capsula.

Por lo general el cocinero o la cocinera en sus casas, el cheff de cocina, la repostera, cualquier otra persona según el caso, cuando tienen que endulzar bebidas y dulces o tortas, o preparar el arroz, hacer el café con leche, los espaguetis, bien sea para saborizar o para condimentar la comida, la sopa, entre otros, emplean medidas que van desde cucharaditas, cucharadas, onzas, hasta tazas; y en la mayoría de los casos no se aprovecha el 100% del contenido del comestible o del aderezo que está empleando; tal caso es el uso de la miel y del aceite, por ejemplo, una parte de ambos líquidos por ser muy espesos queda siempre adherido a las paredes de la botella o del recipiente que los contiene incluso en la cuchara con la que los tomamos, además el envase por lo general después de su primer uso y por el derrame del líquido al inclinarlo se vuelve pegajoso por fuera.

En la cocina resultaría bastante práctico que para freír un huevo (y que lo puedo hacer con solo cinco (05) cucharadas de aceite) arrojaría en el bowl o en la sartén tan solo cinco (05) pastillas de aceite; otro ejemplo sería, si quiero endulzar con miel pues arrojaría en mi taza de té una o dos pastillas de miel; y con esto aprovecharíamos el total del contenido de la miel o del aceite, o de alguna salsa y en medidas de exactas proporciones; pero si quiero endulzar con azúcar, en vez de echar en mi taza una o dos cucharaditas, pues vertería en esta una o dos pastillas de azúcar y, si lo quiero con leche, le agregaría dos o tres pastillas de leche, entonces la capsula rápidamente por el calor se disuelve mezclándose todo para nada más tener que remover con un palillo o con la cucharadita, de esta manera evito que se derrame el azúcar cuando lo voy a verter en la taza, o del aceite cuando lo debo colocar en la sartén.

En un día de campo o de playa sería muy práctico llevar únicamente la taza metálica o la cafetera sencilla en la que voy a hervir el agua para luego verter dentro según la dosis 6 pastillas que serían: una de café, dos de azúcar y tres de leche, para así luego tomarme y disfrutar de un buen café con leche; y de esta manera ahorro espacio en mi mochila porque no tendría que llevar los tres potes contendores o los tres empaques que son: el de café, de la leche y del azúcar, o sea, a mi escogencia tan solo me llevo en un pequeño sobre las seis pastillas que necesito y otras que pudieran ser la del caldo o sopa de pollo en polvo y sus especies; además, al terminarse el comestible evito tener que desechar el pote o envase de un litro de aceite o de miel, porque dichos productos estaban contenidos en pastillas de gel y en sencillos empaques envolventes (bolsas) que también debieran ser elaborados de gel u otra sustancia organica para que sean biodegradables.

La presentación de dichos comestibles, endulzantes, miel, especies, aceites, entre otros, dispuestos en capsulas de gel y para diferenciarlos de las pastillas de uso médico y de otros usos que no son para los alimentos, debería hacerse empleando reglas y normas de seguridad por tamaño o dimensiones, colores, así como del código de colores en las capsulas, donde por ejemplo, una pastilla color marrón diría que es café en polvo, o si tiene colores marrón y blanco diría que es café con leche en polvo, o si es color rojo diría que es chile picante en polvo u onoto, y si es dorada entonces es un té de manzanilla u otro. Esta innovación beneficiaría a todos por igual, la empresa fabricante de estas pastillas aumentaría su producción y ganancias por el nuevo uso que se le va a dar a estos importantes elementos empleándolos como otros receptáculos de alimentos, igualmente la vida cotidiana sería mucho más fácil, divertida y practica porque en vez de llevar envases de vidrio, de plástico, de metal y de cartón para trasladar aceite, miel, azúcar, café, leche en polvo, u otros; por qué no mejor sería llevar empaques contentivos de las cápsulas con los productos que necesito; y además se reduciría de una considerable forma el uso del frágil, quebrajante y peligroso vidrio, así como del plástico contaminante y del receptáculo de cartón que tampoco es nada ecológico sino biodegradante.



  • 203
  • 0
  • 2

Creado por

william castellanos

william castellanos

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información