Etiquetar el mobiliario urbano, una respuesta contra el vandalismo

¿Cuanto cuesta una farola o un banco del parque, un contenedor de papel, una señal de tráfico, una papelera, un tobogán o un columpio infantil?. La respuesta no es fácil de encontrar, porque se trata de objetos que no están a la venta para los particulares. Sin embargo, conocer su precio nos ayudaría a todos a valorar y respetar más lo público, serviría para luchar con más eficacia contra el vandalismo y contribuiría a una gestión más transparente de las administraciones locales, provinciales y regionales.

Ahora que los ayuntamientos se plantean incrementar la videovigilancia como herramienta disuasoria contra la delincuencia y el destrozo del mobiliario urbano, conviene recodar que si se conoce el precio del mobiliario que se va a deteriorar y cuya reposición deberá pagar el gamberro de turno o el padre del menor violento, más de un vándalo se lo pensará dos veces antes de arremeter contra una farola, una señal de tráfico o un banco del parque.

El que cada pieza de mobiliario urbano tenga visible el precio al que fue adquirida es, también, una buena forma de pedagogía ciudadana o concienciación del vecino, que contribuirá a una mejor valoración y cuidado del patrimonio de nuestros pueblos y ciudades.

En una época en la que todo se valora por su precio, por qué no vamos a difundir lo que cuestan todos aquellos objetos que usamos diariamente en la calle, en los jardines y en las carreteras y que, además, se han pagado con el dinero de todos nosotros a través de los impuestos.

No basta con el cartel genérico de la obra pública municipal, regional o estatal donde se menciona a la administración que la pagó y en cuanto se presupuestó. Hay que ir más allá y enfrentar a cada ciudadano/a con sus responsabilidades. Nada es gratis y la calidad de vida de los habitantes de un pueblo o ciudad depende de lo que se gaste en mobiliario y servicios para la comunidad.
  • 669
  • 6
  • 11

Creado por

angelfdezmillan

angelfdezmillan

Esta idea tiene ideas construidas sobre ella

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

6 comentarios

  • astuledano
    15 de enero 21:24

    no se si serviría más, porque la etiqueta..

  • loren4e
    12 de enero 20:47

    Me parece buena idea, cuidemos de lo que tenemos en nuestras zonas.

  • carolina
    10 de septiembre 10:56

    Me gusta la idea de la campaña publicitaria de Moria.

  • moria
    08 de septiembre 14:28

    La idea me parece buenísima, pero tiene razón Carolina, quien sabe si saber el precio no llevaría a los vándalos a competir por destrozar más! Y si se pusieran esos precios en una página web, para consulta de los padres que acabarán pagando?
    Tampoco me parecería mal una campaña publicitaria institucional onde se usaran esos precios para relacionarlos con lo que tiene que trabajar un contribuyente para pagar cada destrozo. Por ejemplo: vándalo que se carga una papelera: un fontanero tiene que trabajar x horas para pagar los impuestos que cubrirán cambiar esa papelera... etc. etc.

  • carolina
    08 de septiembre 13:32

    No creo que a los vándalos les vaya a disuadir el precio de una farola, más bien al contrario, me los imagino compitiendo por bien quién destroza más y suma más dinero...

  • el último xel’naga
    07 de septiembre 12:48

    Me parece una buena idea, más que por evitar el bandalismo, pues creo que en realidad será una motivación más, por la información al ciudadano de los precios del mobiliario urbano. No obstante, está el problema sobre si el ayuntamiento pondrá el precio real de las farolas a las rebajará de precio para manipular la opinión de sus ciudadanos sobre los gastos del ayuntamiento.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información